Saltar al contenido

Remedios caseros – naturales para la cistitis

cistitis

Cistitis

La cistitis (infección de orina) es una inflamación de la vejiga y por lo general es causada por una infección que se produce por varios motivos como los que se exponen a continuación:

• No vaciar la vejiga adecuadamente, por ejemplo, a causa del embarazo o la próstata agrandada.
• Daño o irritación alrededor de la uretra (el conducto que transporta la orina desde la vejiga al exterior del cuerpo).
• Bacterias que se transfieren desde el ano hasta la uretra, por ejemplo, durante las relaciones sexuales.

En este artículo podrás conocer 5 excelentes remedios para la cistitis.

Síntomas de la cistitis

Entre sus síntomas más comunes, podemos encontrar:

La cistitis en las Mujeres

La cistitis es más común en las mujeres, porque las mujeres tienen una uretra corta, la abertura de la uretra se encuentra también muy cerca del ano, lo que hace que sea fácil para las bacterias traspasar desde el ano hasta llegar a la vejiga y causar una infección.

Casi todas las mujeres tendrán la cistitis al menos una vez en su vida. Alrededor de una de cada cinco mujeres que han tenido cistitis la tendrá de nuevo (conocida como cistitis recurrente). La cistitis puede ocurrir a cualquier edad, pero es más común en:

La cistitis en los hombres

La cistitis es menos común en los hombres y puede ser más grave por los elementos que la inducen y que se detallan a continuación:

  • Infección subyacente de la vejiga o la próstata como la prostatitis.
  • Una obstrucción en el tracto urinario, tal como un tumor o un agrandamiento de la próstata (la glándula situada entre el pene y la vejiga).

La cistitis masculina no suele ser grave si se trata rápidamente pero puede ser muy dolorosa. Los hombres que tienen relaciones sexuales anales sin protección son más proclives a padecerla.

Tratamiento de la cistitis

La cistitis leve suele desaparecer a los pocos días y puede tratarse en casa bebiendo mucha agua y tomando analgésicos de venta libre como el paracetamol o el ibuprofeno. Abstenerse de mantener relaciones sexuales contribuye a acelerar el proceso de recuperación y evita que la infección se extienda.

Los niños y los hombres siempre deben consultar a su médico de cabecera si presentan síntomas de cistitis. Las mujeres siempre deben consultar a su médico de cabecera si es la primera vez que tienen síntomas de cistitis, y también si tienen la condición recurrente más de tres veces en un año.

Si los síntomas son graves, el médico de cabecera puede prescribir un curso corto de antibióticos. Esto suele implicar tomar un comprimido de dos a cuatro veces al día durante tres días.

Para los casos más complicados de la cistitis, como la cistitis con otra infección subyacente, es posible que se administren antibióticos durante 5 a 10 días.

La investigación sugiere que los antibióticos pueden acortar un ataque de cistitis por uno o dos días.

Para los casos de cistitis leve no suele ser habitual la prescripción de antibióticos para evitar la resistencia de las bacterias y que la infección se convierta en recurrente.

En los casos de cistitis recurrente, el médico puede recetar ciclos de antibióticos continuos a los que puede recurrirse cuando se vuelva a presentarse un nuevo brote sin necesidad de consulta médica.

Los antibióticos continuos son los antibióticos que se toman durante varios meses para evitar nuevos episodios de cistitis. Estos pueden ser prescritos en las siguientes circunstancias:

Cuando la cistitis suele producirse después de tener sexo, se suele recetar antibióticos que deberán tomarse dentro de las dos horas siguientes de haber tenido relaciones sexuales.

Si la cistitis no está relacionada con tener relaciones sexuales, se puede administrar un antibiótico en dosis bajas por un período de prueba de seis meses.

Si se recetan antibióticos, los síntomas deben comenzar a mejorar después del primer día de tomarlos. Si los síntomas no mejoran después del tratamiento de antibióticos se deberá volver a consulta para determinar posibles complicaciones o enfermedades subyacentes.

Remedios caseros para la cistitis

Te citamos algunos de los remedios caseros más usados y conocidos para prevenir y tratar la cistitis.

1. Agua con miel y vinagre de manzana

remedio de mielBeber agua es muy recomendable si se parece de cistitis. Si a un vaso de agua le añadimos dos cucharaditas de miel de abejas más dos cucharaditas de vinagre de sidra de manzana potenciaremos sus efectos.
Conoce y descubre propiedades de la miel y del vinagre de manzana para la salud.

2. Arándanos

arandanosEs un remedio muy usado. Los arándanos tienen una sustancia que hace que algunas bacterias no se puedan adherir a las paredes de las vías urinarias y así estas puedan ser expulsadas por la orina.
Toma zumo de arándanos tres veces al día, ayudará a controlar la cistitis. También puedes tomar esta fruta o tomarla en formato cápsulas. Se trata de uno de los mejores remedios para la cistitis, conoce más propiedades que ofrecen los arándanos a la salud.

3. Rábanos

remedio con rabanos

Los rábanos son ricos en minerales como el magnesio, calcio y potasio, entre otros más y también tiene propiedades antibióticas y diuréticas, las cuales vienen muy bien para tratar las cistitis dado que ayudará a expulsar gérmenes y bacterias a través de la orina.
Toma media taza de zumo de rábano tres veces al día. Este zumo se debe elaborar con sus hojas. Y para prevenir la cistitis es bueno incorporar los rábanos en las ensaladas o en las recetas.
Descubre propiedades y beneficios de los rábanos.

4. Bicarbonato de sodio

remedio bicarbonato agua y limónEs un buen remedio aunque su sabor pueda ser desagradable. Tomar diariamente un vaso de agua con una cucharadita de bicarbonato de sodio. Ayuda a que las bacterias no se adhieran a las paredes de las vías urinarias.

5. Limón

remedio casero con agua y limónEl limón gracias a sus propiedades antibióticas naturales, será un buen aliado para tratar la infección que se pueda padecer en su sistema excretor y vejiga. También ayudará a evitar o reducir el sangramiento durante la micción.
Hierve 200ml de agua con dos cucharitas de extracto de limón natural. Dejar enfriar y tomarlo dos o tres veces al día.
Aquí puedes conocer más propiedades sobre los limones.

Recomendaciones y consejos en el tratamiento de la cistitis

  1. Cuando sientas ganas de orinar, no tardes demasiado en acudir al baño. Si retemos la orina, la vejiga se tiene que expandir para dar más espacio y los gérmenes pueden aprovecharse para quedarse en partes del sistema urinario.
  1. Los analgésicos, como el paracetamol o el ibuprofeno, pueden reducir el dolor y la incomodidad, pero aunque sean de venta libre se debe leer detenidamente el prospecto para evaluar posibles incompatibilidades si se están tomando otros tratamientos o en casos de embarazo y lactancia.
  1. No practicar sexo mientras dure la infección porque puede extenderla y agravarla.
  1. El bicarbonato de sodio o citrato de potasio, por un corto período de tiempo puede ayudar a aliviar el dolor al orinar.
  1. Evitar la toma de bebidas alcohólicas dado que estas pueden irritar la vías urinarias y agravar el problema.
  1. Usar ropa interior cómoda, no ajustada y transpirable.
  1. Baño de asiento, si se siente quemazón o ardor, realizar un baño de asiento con agua tibia puede ayudar a calmar los síntomas. En mujeres embarazadas no se les permite realizar a menudo este tipo de baños durante su gestación por la posibilidad de causar aborto (consultar con el especialista médico que lleva tu embarazo sobre su posible práctica).
  1. Aplicar calor, si produce mucho dolor, si se aplica calor en la zona (debajo del abdomen) con una almohadilla térmica o compresa caliente, puede ayudar a aliviar el dolor.
  1. Evitar el estreñimiento, ello dificulta la expulsión de gérmenes y bacterias que están próximos a la vejiga, los cuales pueden colonizar la zona del tracto urinario y producir infección. Descubre y conocer remedios naturales para el estreñimiento.
  1. Tener una buena higiene en la relaciones sexuales, en su práctica, ambos deben tener las zonas íntimas bien higienizadas.
  1. Llevar una correcta dieta, muchos expertos recomiendan incrementar la toma de verduras y frutas que son ricas en contenido de agua, así como los alimentos ricos en fibra, los cuales ayudan en la regulación del tránsito intestinal. También beber un litro y medio de agua al día, favorece a eliminar (arrastrando) las bacterias que puedan estar adheridas al tracto urinario.
  1. Acudir al médico, si en la familia hay un historial clínico de diabetes, problemas de riñones, mayor de 50 años en el caso de los hombres, se está embarazada, sufre fiebre, vómitos, temblores, presión alta o se orina sangre. También si hay sospechas de poder padecer algún tipo de enfermedad de transmisión sexual.
A %d blogueros les gusta esto: