Saltar al contenido

Propóleo – ¿Que és? propiedades, beneficios

propóleo y abejaLas virtudes del propóleo han dejado de ser un secreto. Su fama se extiende cada vez más gracias a todos aquellos que buscan una vida saludable y que la saben compartir.

Directa o indirectamente ya todos hemos escuchado de su existencia, pero sabemos realmente ¿qué es? , ¿De dónde viene y para qué sirve?

¿Qué es el Propóleo?

El propolis o propóleo es una sustancia que se encuentra en las cortezas de los árboles y que las abejas procesan junto con cera y otros componentes en el interior de las colmenas. Las abejas se sirven de esa mezcla para la construcción del panal, específicamente para cerrar cualquier agujero que la contacte con el mundo externo.

Con el propóleo las abejas sellan la colmena y aseguran su supervivencia, pues no sólo sirve para tapar los huecos de su red, sino que es capaz de darle más estabilidad y lo más importante protegerla de enfermedades y enemigos.

Su uso se remonta al mundo antiguo. Se sabe que en Egipto, el propóleo era un elemento utilizado en el proceso de embalsamamiento. Algo que no es de sorprenderse pues en un enjambre de abejas destruido pueden encontrarse cadáveres de estos pequeños insectos, perfectamente conservados gracias a su envoltura en propóleo.

Igualmente es reconocido su uso entre las culturas griegas y romanas, que lo consideraban como una sustancia altamente curativa. De hecho, propolis etimológicamente hablando significa defensa o para (pro) de la ciudad (polis), en el caso de las abejas se trata de la defensa de la colmena. Recordándonos el gran sentido social que las abejas con capaces de crear alrededor de su supervivencia.

En el mundo moderno el propolis ha sido utilizado para curar las heridas de los heridos. Por ejemplo en la guerra de los Boers.

El color característico del propóleo es café oscuro, pero no es de extrañar que haya de colores diferentes como rojo, verde, o negro y blanco puesto que las abejas obtienen esta sustancia de muchísimas variedades de resina.

Se estima que el propóleo original de algunos climas templados contiene hasta 50 elementos en su composición. Se trata de una mezcla de cantidades de resina, bálsamos naturales, aceites esenciales, ceras y el mismo polen, además de algunos importantes minérales como: hierro, cromo, cobalto, aluminio, estaño, plata, bario, boro, entre otros y vitamina A y B y C. Gracias a sus multiples componentes el propóleo está siempre en actividad.

Pero es conveniente saber que dependiendo de las condiciones climáticas e incluso de la raza de la abeja, puede obtenerse una u otra clase de éste.

La recolección del propóleo se debe hacer a principios de primavera. Un panal puede llegar a producir hasta 300 gramos dependiendo las condiciones.

No se conoce el proceso exacto por el que las abejas convierten la resina y la cera en propóleo pero se cree que en su producción interviene el polen así como ciertas enzimas propias de la saliva de las abejas.

Se recomienda conservarlo en envases de vidrio y con poca luz. Actualmente este producto se comercializa ampliamente y puede encontrarse tanto en líquido como en cápsula, en jarabe o incluso como lociones o cremas para la piel.

Una forma de distribución muy popular es en su estado natural, es decir como pequeñas pepitas masticables o en polvo. El propóleo se comercializa también como complemento alimenticio y dietético, mezclado con otras plantas o en su estado puro. Muchas veces se trata de productos hechos a base de una mezcla de productos apícolas como polen, miel (conoce propiedades de la miel) o jalea real (descubre propiedades y beneficios de la jalea real).

El ungüento de propóleo se utiliza básicamente para las afecciones de la piel, es decir para ayudar en casos de quemaduras, dermatosis, eccemas (conoce remedios naturales para el eccema), forunculos, entre otras. Existen también este tipo de cremas para uso veterinario.

De hecho, el propóleo ha sido utilizado para tratar algunas enfermedades del ganado, especialmente para curar la fiebre aftosa o para tratar la bronconeumonía en caballos, cerdos y vacas.

Puede encontrarse en herbolarios así como en farmacias y parafarmacias.

¿Para qué sirve?

Debido al papel que desempeña en la vida de las abejas, este producto natural se ha convertido beneficiosa también para los humanos.

Gracias a sus propiedades embalsamadoras el propóleo se ha utilizado desde tiempos milenarios para el tratamiento de heridas. Se sabe que era un producto útil para mejorar los procesos de cicatrización e impedir la infección. Por esta razón se le han concedido propiedades antibacterianas, antisépticas y antiinflamatorias, que han sido corroboradas por la ciencia.

Su poder antiséptico viene dado debido a su alto contenido de acido caféico y p-cumérico, así como de flavonoides. El propóleo es capaz de ayudar a regenerar los tejidos y de protegerlos de las anomalías del mundo exterior.

Vídeo donde se cuentan sobre sus propiedades

Beneficios y propiedades

beneficios del propóleoAdemás de sus propiedades antibacterianas y analgésicas, resulta muy efectivo para prevenir las dolencias asociadas con el aparato respiratorio. Por eso es muy recomendable consumirlo en la temporada invernal.

Pero el propóleo puede brindar muchos otros beneficios como:

  • Ayuda a aumentar y fortalecer las defensas: debido a sus altas cantidades de vitaminas y minerales así como de bioflavonoides, el propóleo hace a las personas más resistentes al virus de la gripa, así como a otras enfermedades infecciosas.En invierno, se recomienda la toma de 20 gotas de propolis tres veces al día y en ayuno para personas en riesgo de resfriado. Si la persona ya sufre un resfriado la dosis se aumenta en 30 gotas, tres veces al día pero en este caso no en ayunas sino con la comidas. Para los niños se utiliza exactamente la mitad de la dosis.
  • Es un antibiótico natural: resulta especialmente beneficiosos para las infecciones de las vías respiratorias como el catarro, la laringitis, la sinusitis, la bronquitis y cualquier tipo de resfriado. Calma las dolencias y protege la garganta y las cuerdas vocales.
  • Es benéfico para el aparato digestivo: esta sustancia es capaz de mejorar casos de anemia, ayuda a la recuperación de ulceras, protege el hígado y regula el apetito. Además se considera que es capaz de reducir el colesterol, ya que sus resinas naturales contribuyen a eliminar las grasas.
  • Protege al cuerpo de virus: se ha comprobado que es útil para curar y prevenir el herpes labial y genital. También puede utilizarse como ingrediente de medicamentos que alivian la cistitis.
  • Ayuda a proteger y regenerar la piel: ya hemos hablado de sus propiedades cicatrizantes y de su uso recomendado en el caso de sanación de heridas y quemaduras. Pero el propóleo puede ser útil también para sanar la piel lastimada por el acné.
  • Promueve la buena salud bucal: resulta un buen amigo de nuestra boca pues fortalecer y regenera el esmalte dental, protege y evita la aparición de nuevas caries. Ataca y reduce la placa bacteriana y contribuye a aliviar cualquier tipo de herida, inflamación y dolor, como en el caso de la gingivitis.
  • Tiene propiedades antioxidantes: Se considera que el propóleo como buen producto apícola, es capaz de hace el cuerpo y la salud más resistente al estrés y a la contaminación, gracias a sus altos contenidos de antioxidantes. Es por eso que el propóleo es ideal para combatir los radicales libres, los grandes responsables de las enfermedades más comunes de la vida moderna: el cáncer y los problemas cardiovasculares. También es rico en oligoelementos.
  • Es beneficioso para la salud cardíaca: además de que ayuda a controlar los niveles de colesterol en la sangre, tiene efectos hipotensores y vaso-dilatadores, propiedades que contribuyen a la normalización de la tensión arterial.
  • Además tiene cualidades desodorantes y antirreumáticas.

Contraindicaciones

Su consumo es seguro, pero debe tenerse especial atención con las personas que sufren algún tipo de alergia respiratoria especialmente de alergia al polen, puesto que el propóleo puede incluir este elemento en su composición.

El propolis puede consumirse a cualquier edad y como complemento a otra medicación. De todas formas antes de iniciar su consumo se recomienda consultar con el médico.

En el caso de mujeres embarazadas y en periodo de lactancia no se conocer ninguna contraindicación pero tampoco nada que avale su consumo.

En todo caso, el propóleo puede resultar una buena salida ante la necesidad de consumir algún tipo de medicamento para tratar un resfriado o una infección, puesto que ofrece una cura a través de ingredientes naturales.

Igualmente es importante seleccionar muy bien el propóleo que se va a consumir, saber de dónde viene y su composición. Éste no es un producto fácil de obtener y esa es la razón por lo que es costoso.

La explotación irresponsable y descuidada de los productos apícolas hacen que los maravillosos derivados de las colmenas, como el propóleo se contaminen o que sean incapaces de mantener sus propiedades.

De hecho, se dice que el único de verdadera calidad es el propóleo ecológico, obtenido y madurado exclusivamente por las abejas sin la intervención de agentes químicos.

A %d blogueros les gusta esto: